Cómo quitar la nieve sin dañar la pintura del coche

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Cómo quitar la nieve sin dañar la pintura del coche

¿Una nevada ha dejado tu coche cubierto de un manto blanco… de hielo y nieve? Bonita imagen, pero poco práctica… y peligrosa para la salud de la carrocería de tu vehículo si no tomas las medidas adecuadas.

¿Qué peligros suponen el hielo y la nieve para la carrocería de mi coche?

Fundamentalmente, hay dos cosas que pueden perjudicar la salud y belleza de la pintura del coche a causa del hielo y la nieve:

La primera tiene que ver con cómo quitamos este manto blanco de la carrocería: y es que, si no lo hacemos con cuidado, ¡podemos provocar arañazos en la pintura!

La segunda tiene que ver con los kilos y kilos de sal que se vierten sobre las carreteras para combatir la nieve y el hielo: ¡la sal es fuente de corrosión para la carrocería!

Cómo eliminar nieve y hielo de la carrocería sin dañar la pintura

Lo primero: ten material adecuado.

No utilices ningún instrumento o herramienta metálica o de plástico duro o punzante en general… ¡Arañarás y rayarás tú mismo la pintura! Existen rasquetas específicas que te ayudarán a eliminar la nieve sin dañar la pintura.

¡Ah! Y no está de más vestirse adecuadamente para la ocasión y salir con algo más de tiempo: las prisas no te ayudarán a quitar la nieve bien y sin daños para el coche.

El orden de los factores sí altera el resultado.

La mejor forma de limpiar la nieve es siguiendo un orden: se empieza por el techo, continuando con ventanas, parabrisas y capó.

No uses agua caliente…

Debido al choque de temperaturas, el parabrisas podría rajarse o romperse. En su lugar, recurre al clásico truco casero de mezclar agua con algo de vinagre, que suele funcionar muy bien.

El truco de la patata

¿Sabías que si frotas con patata  cruda (pelada, eso sí) las superficies acristaladas como retrovisores y parabrisas ayudarás a evitar el hielo en esas zonas? Al menos ésa es la opción low-cost, frente a los sprays anticongelantes que hay en el mercado.

No te olvides de bajos y ruedas.

Sobre todo por lo que comentábamos de la sal. Procura limpiar a fondo y con cuidado los bajos de los coches en cuanto te sea posible. Y cuidado con la sal al hacerlo: además de que puede producir corrosión, si frotas con fuerza zonas de la carrocería donde hay sal puedes arañar la pintura.

Cuidado con las palas, rastrillos etc.

Si tienes que quitar nieve alrededor de tu coche ¡ten mucho cuidado de no golpear la carrocería con las herramientas que utilices!

Esperamos que estos consejos te sean útiles para mantener como te gusta la pintura de tu coche. Pero si el invierno ya ha hecho estragos en ella… ¡no te preocupes! En CertifiedFirst podemos dejar tu vehículo como te gusta. ¡Como te mereces!
Consulta a tu taller «Certi» más cercano aquí.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *