¿Cómo te protege tu carrocería en caso de accidente? ¿Has oído hablar de la estructura de deformación programada?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

carroceria-seguridad-vial

La mayoría de los amantes de los coches ven la carrocería como un elemento puramente estético. Nos llamará la atención un sedán, o un deportivo, o un cabriolet; nos gustará un color u otro, quizás seamos nostálgicos de los alerones… En realidad, la carrocería del automóvil es mucho más que eso. Podemos verla, a efectos de seguridad, casi como nuestra armadura: responsable de protegernos de agresiones externas (las piedras de la carretera, el polvo, la lluvia) y también de minimizar al máximo los daños que se producen en caso de impacto. Para eso se ha avanzado mucho en un aspecto crucial: la deformación programada.

Deformación programada, o prever cómo debe deformarse la carrocería en caso de accidente

A ninguno nos gusta pensar que podemos sufrir un accidente. Sin embargo, nos preocupamos a la hora de adquirir un coche por todos sus recursos de seguridad: sistemas de frenado de emergencia, avisador de cambio de carril involuntario, señales para que no nos olvidemos de abrocharnos el cinturón…

Bien, pues el papel de la carrocería en nuestra seguridad es de gran importancia. Y este aspecto ha evolucionado mucho… Del concepto de “tanque”, aquellos coches rígidos y duros, a la idea actual de una carrocería capaz de “arrugarse” para absorber la energía de un impacto, protegiendo así a los ocupantes, ha habido grandes avances. Porque cuando hay un golpe se produce mucha energía y si el automóvil no la absorbe; la absorberemos nosotros.

¿En qué consiste la deformación programada? Se trata de diseñar cómo va a absorber la carrocería un impacto protegiendo a los ocupantes. Para ello, los fabricantes colocan a lo largo y ancho de toda la carrocería pequeños puntos, o zonas casi invisibles, por decirlo de alguna manera, destinados a recoger toda esa energía de la que hablamos, de manera ordenada y progresiva. Con la misma idea se diseñan elementos retráctiles, es decir, se colocan y se preparan determinados componentes del vehículo para que en caso de impacto no penetren en el interior del habitáculo o el depósito de combustible. El ejemplo más claro es el del motor.

Eso sí, nada tendría sentido de no ser por la llamada jaula de seguridad. La jaula de seguridad es algo así como el armazón o esqueleto de nuestro coche y en este caso sí se trata de un esqueleto rígido y capacitado para no deformarse… con la idea, claro está, de proteger a los ocupantes.

Como ves, la carrocería del coche es importante para tu seguridad. Cuídala como se merece con ayuda de tu CertifiedFirst, tu taller de expertos en chapa y pintura del automóvil. Encuentra tu taller “Certi” aquí.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>