¿Sabías que la primera carrocería de tu coche se hace en arcilla?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Ford-mondeo-maqueta-arcilla

Pues casi casi. Porque sí, el mundo del motor es uno de los sectores en los que más innovaciones tecnológicas se aplican… pero también conserva una técnica algo menos novedosa pero no por ello menos práctica: el modelado en arcilla. Y es que, a menudo, el primer prototipo de un futuro modelo, se hace de manera artesanal, empleando barro.

El proceso de diseño de un automóvil es bastante complejo (puede durar más de dos años) y en él participan profesionales con diferentes competencias, aunque la “batuta” principal la tienen diseñadores.

Triste final de una maqueta de Jaguar

Triste final de una maqueta de Jaguar

El diseño exterior del coche se suele realizar a través de dibujos, tanto manuales como digitales. Es en este punto en el que la arcilla resulta interesante de cara a fabricar una maqueta del futuro coche. Primero se suele hacer una maqueta a escala, pero en la parte final del proceso se hace una maqueta a tamaño real. Para ello se suele utilizar una arcilla especial, reutilizable pero de coste elevado.

Modelo de Arcilla de un BMW 5

Modelo de Arcilla de un BMW 5

Para hacer la maqueta a escala se utilizan técnicas artesanales y modelistas y diseñadores trabajan mano a mano para dar vida al concepto y aspecto del vehículo. Se suelen crear varios equipos de trabajo que darán lugar a sendos modelos. Más tarde los ingenieros revisarán los diseños e irán descartando lo que no se pueda hacer hasta que todo el equipo se centra en el diseño ganador.

A la hora de dar vida a la maqueta a tamaño real sí se recurre a la tecnología. Con la ayuda de máquinas se talla la arcilla según lo deseado hasta conseguir una maqueta de increíble realismo. Quizás con el tiempo la arcilla sea desbancada por la potente impresión 3D, que está dando mucho que hablar… Pero por el momento la arcilla es el recurso más utilizado para poder crear un primer modelo del coche de forma que se pueda evaluar. Eso sí, para la base de estas maquetas se utilizan materiales como madera, cartón o incluso metal.

Un impresionante modelo de Ferrari parcialmente pintado

Un impresionante modelo de Ferrari parcialmente pintado

Las maquetas de barro alcanzan tal grado de realismo y perfección que es frecuente que sean llevadas a salones, ferias y eventos. Y es que una vez el modelo de arcilla está terminado se suele “vestir” con materiales finales: plásticos, metal, ruedas… Y por supuesto un trabajo de pintado que le dará el punto final de veracidad y atractivo. ¡Nadie diría que es una maqueta! La verdad, resulta curioso pensar que el barro, algo que no nos gusta nada ver en  nuestro coche, tiene mucho que ver con el diseño original de nuestro vehículo.

Operarios trabajando en un modelo de arcilla de un Aston Martin

Operarios trabajando en un modelo de arcilla de un Aston Martin

 Pero para que tu coche tenga un aspecto espectacular no necesitas recubrirlo de barro: necesitas llevarlo a CertifiedFirst, la red de expertos en chapa y pintura. ¡Te esperamos!

 

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *