Valor venal, valor de nuevo y valor de reposición ¿Sabes qué significan estos términos?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Seguramente te hayas preguntado en alguna ocasión qué significan estos términos. En el peor de los casos, tras haber sufrido un accidente de circulación: cuando llega la hora de contactar con tu seguro para afrontar la reparación de tu coche. O si te lo han robado o se ha dañado, por ejemplo, en un incendio. Tener claro qué firmamos cuando contratamos un seguro es, en este sentido, algo que todo conductor responsable debe de hacer.

Perito valorando los daños en un coche tras un accidente.

¿Qué es lo que contratamos?

Cuando contratamos un seguro de automóvil (obligatorio en España), además de cubrir la responsabilidad civil obligatoria -por sintetizar, los eventuales daños que podamos causar a terceros con nuestro automóvil- lo que hacemos es asegurar el valor del coche en el momento en que te lo roban o sufres un accidente y tiene que pasar por el taller de chapa y pintura. En ese momento, la compañía utilizara el valor del vehículo para decidir si la reparación es pertinente o el montante de la indemnización.

¿Cuándo se aplican estos conceptos?

Si el vehículo desaparece por un robo, o queda inutilizable por un accidente o incendio, el perito nombrado por la compañía juzgará si el daño está cubierto por la póliza y si merece la pena su reparación en función de los costes de la intervención. Puede ser que sean tan elevados que, a su juicio, no compense arreglarlo, por lo que declararía el coche como siniestro total.

Valor de nuevo de un coche asegurado

Poliza de seguro del automóvilPara decidir si se repara o no, comparará el precio de la reparación con el valor del automóvil. Y aquí es donde comienzan los problemas, ya que este valor se puede interpretar de varios modos. Ten en cuenta que el automóvil es un bien cuyo valor se va depreciando paulatinamente, y no vale lo mismo el coche antes de salir del concesionario que 3 años, por ejemplo, después.

Uno de los valores de referencia, por tanto, es el valor de nuevo del vehículo. El que cobraría el concesionario por un modelo similar al accidentado. Y según tu póliza, incluyendo o no los extras.

El valor de nuevo se aplica normalmente a vehículos que han sido adquiridos hace poco tiempo: entre los 2 y 3 años desde su matriculación. Debes valorar si te compensa pagar un poco más de prima para, ante un eventual problema, que la compañía contemple un importa mayor.

Valor de reposición

Por su parte, el valor de reposición suele utilizarse con vehículos más antiguos. No es otra cosa que el valor de mercado de tu coche: lo que te costaría adquirirlo de segunda mano con características y antigüedad similares a las del siniestrado sin tener en cuenta los kilómetros. A la hora de tasar los daños, la inclusión o no de los extras también dependerá de lo especificado en el clausulado.

Valor venal

Por último, el valor venal es la cantidad que obtendrías si decidieras deshacerte de tu coche: si lo vendieras. El valor venal sería el precio que obtendrías en función de su antigüedad, desgaste y conservación -si la carrocería y pintura están en buen estado, por ejemplo, tu coche valdrá más dinero- en base a la ley de la oferta y la demanda.

En este caso, será el perito quien lo fijará según su antigüedad y estado de conservación. Has de tener en cuenta que entre el valor venal y el valor de reposición existen diferencias de precio de aproximadamente un 30% basadas en un margen comercial (costes reacondicionamiento, transferencia y márgenes del vendedor que lo compraría para revenderlo).

A modo de conclusión, me gustaría destacar que aunque todos miramos mucho el precio antes de contratar un seguro, es conveniente que también reflexionemos sobre las coberturas. Puede haber una póliza más barata, pero que solo ofrece un año de valor de nuevo en caso de siniestro total y el valor venal sin mejoras desde el segundo año; frente a otra de una compañía algo más cara pero con valor de nuevo durante tres años y valor venal mejorado un 30% desde el cuarto año.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Un pensamiento en “Valor venal, valor de nuevo y valor de reposición ¿Sabes qué significan estos términos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>