¿Imaginas cambiar el sentido de circulación de un país en 10 minutos… sin que suban los accidentes de coche?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email
Kungsgatan (Estocolmo) el día del Dagen H.

Fácil tampoco fue. Kungsgatan (Estocolmo) el día del Dagen H.

Si has viajado, o viajas con frecuencia a Suecia, es posible que lo que vas a leer a continuación te suene, precisamente, a sueco. Porque quizás no sabrás que hace unas cuantas décadas, nuestros vecinos europeos también circulaban por la izquierda.

Precisamente, el pasado 3 de septiembre se cumplieron 47 años del Högertrafikomläggningen, que no es otra cosa que el término con el que los suecos se refieren a dicho cambio de sentido en la circulación. Algo que hicieron, y es lo que sorprende, en apenas diez minutos, para equipararse a los países de su entorno, que circulaban por la derecha.

¿Imaginas qué pasaría si se decidiera cambiar el sentido de la circulación en tu ciudad en apenas 10 minutos? ¿Y en todo un país? Es probable que a las compañías de seguros no les parecería una idea muy atractiva en previsión de un aumento de los accidentes de coche.

Dagen H

Conocido también como Dagen H, ese gran día de 1967 se comenzó a preparar con cuatro años de antelación, programa de educación para facilitar la adaptación a los ciudadanos incluido. Pero llegado el momento, el cambio se produjo, como decimos, en apenas 10 minutos. Se hizo por la noche -lógicamente- para evitar que la densidad del tráfico fuera elevada y se pidió a los ciudadanos que no usaran el coche si no era imprescindible. Y es que no tenían una Red de Especialistas en chapa y pintura como CertifiedFirst para atender las necesidades de los posibles despistados que tuvieran la mala suerte de acabar colisionando con la confusión. ¡Es comprensible!

Bromas aparte. El tráfico se paró a las 4:50 de la madrugada, y durante esos diez minutos los coches cambiaron de carril para volver a la circulación, por el lado derecho, a las 5:00 de la madrugada. Con anterioridad, se cambiaron señales de tráfico, que permanecieron tapadas hasta el Högertrafikomläggningen (o Dagen H), cuando fueron descubiertas y retiradas -pulatinamente- las antiguas.

Menos accidentes de coche

Lo cierto es que aunque la mayoría de los suecos pensó que la medida traería un considerable aumento de los accidentes de circulación, curiosamente sucedió lo contrario: los muertos en accidentes se redujeron de 99 en 1966 a 59 en 1967. Y también el número de accidentes de coche: de 1.313 en 1966, pasó a 1.077 en 1967.

De seguro, en la reducción de los accidentes influyó el cambio de ubicación del volante, pues con la medida se empezó a cambiar de ubicación para mejorar la visibilidad. Pero eso, os lo contaremos en otro post.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *