El coche del futuro tendrá carrocería adaptable según las condiciones de circulación

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

dunlopcochecarroceriainteligente

Al menos, es uno de los factores que han imaginado los participantes en el concurso del fabricante de neumáticos Dunlop, el Future Race Car Challenge. El proyecto buscaba diseñar el coche de carreras del futuro uniendo para ello por un lado a expertos de la industria automoriz y, por otro lado, a los aficionados del automovilismo.

¿Y cómo será el coche de carreras dentro de 125 años? Pues muy diferente de los que conocemos ahora, en función del boceto que se ha extraído de las opiniones de los participantes y que se ha encargado de plasmar el conocido diseñador Sergio Rinland. ¿Eres capaz de imaginar un coche de carreras que funcione por hidrógeno pero que cuenta además con cuatro motores eléctricos que acabarían cargándose por… inducción? ¿Puedes pensar en unos neumáticos inteligentes y capaces de comunicarse con el piloto y de adaptar al sistema de suspensión a la situación de cada momento?

¿Y la carrocería? Smart, por supuesto

Entre tanta “inteligencia” de los diferentes componentes del coche del futuro, la carrocería no iba a quedarse atrás. Y es que la carrocería que han imaginado los aficionados y expertos será adaptable, de forma que cambiaría a lo largo de la carrera y todo para mejorar la de manera continua la aerodinámica y arañar unos segundos. Algo parecido a lo que te contábamos cuando te hablamos de las investigaciones que se plantean que la superficie del coche sea como la de una pelota de golf.

dunlopcochecarroceriainteligente

Nos guste o no, tendremos que esperar unos 125 años para saber si los participantes en este concurso han acertado en sus predicciones o más bien han imaginado un coche para películas de ciencia ficción. Por suerte, tú no tienes que esperar para que la carrocería de tu automóvil esté perfecta: en la red de expertos en chapa y pintura de CertifiedFirst la dejarán como nueva. Encuentra tu taller Certi en nuestro buscador.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *