Los taxis amarillos de Nueva York: Cuando el color de un automóvil define una ciudad

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

por-que-son-amarillos-los-taxis-nueva-york

Sólo con ver esta imagen ya sabes de qué ciudad estamos hablando: Nueva York. Una ciudad enorme, con millones de habitantes y llena de lugares y rincones que el cine y la televisión han contribuido a convertir en auténticos iconos mundiales.
Pero hay algo que une todas esas calles, edificios, barrios, puentes etc. Y no estamos hablando del metro (que también) sino de esa ingente población de automóviles amarillos que recorren la ciudad de Nueva York sin cesar: los famosos taxis neoyorquinos, que se distinguen a golpe de vista por su llamativo color y que protagonizan tantas estampas de la gran city.

Y es que más de 13.000 taxis recorren esta ciudad, salpicando con su colorida carrocería las carreteras. Pero, ¿de dónde viene la tradición de que los taxis de Nueva York sean amarillos? Hay que viajar un poco en el tiempo para conocer la respuesta.

En 1907 Harry N. Allen tomó un taxi con una amiga para recorrer una distancia de poco más de 1 km. La broma le salió 5 dólares… lo que equivaldría a unos 95 euros en la actualidad. ¡Casi nada! Este ciudadano, muy indignado por el precio, tuvo la feliz idea de montar su propia empresa de taxis. Lo hizo a lo grande: trajo 65 automóviles de Francia y los repintó todos de color amarillo para que fuesen más llamativos. Eran los inicios de la New York Taxicab Company.

En la década de los felices 20, dos empresas competían por el mercado: la Checker Cab y la Yellow Cab. Ambas lucían flotas amarillas, aunque la Checker Cab combinaba amarillo y negro. Parece ser que John Hertz, fundador de la Yellow Cab Company, estaba influenciado por un estudio de la Universidad de Chicago que concluía que el amarillo era el color más fácil de ver en la distancia.

Pero no fue hasta 1967 cuando se estandarizó el uso del color amarillo en los taxis. Fue mediante una ordenanza y con el objetivo de que los usuarios pudieran distinguir definitivamente los taxis oficiales (con licencia) de los taxis pirata, que los había habido siempre… y muchos. Con la ayuda del color amarillo y el medallón oficial se esperaba reducir el uso de los taxis no oficiales y de este modo los taxistas “legales” acabaron conduciendo vehículos de este color por imperativo legal, si bien, como hemos visto, ya era tradición gracias a los pioneros del taxi neoyorquinos.

Y aunque desde el año pasado, circulan por ciertas zonas de Nueva York (Brooklyn, Queens, Staten Island…) taxis de color verde manzana, el mito de la ciudad amarilla parece no haberse visto empañado. Desde luego, cualquier instantátea, foto, grabación o imagen de, por ejemplo, la Gran Manzana está protagonizada por esos coches amarillos. ¿Te gusta el color amarillo para tu coche? ¿O te parece demasiado llamativo? Sea cual sea el color que te guste, consulta en nuestra calculadora de repintado del vehículo el coste que podría tener el renovado aspecto de tu coche y sorpréndete.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *