Impresoras 3D para producir la carrocería de un superdeportivo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Koenigsegg es un fabricante sueco de superdeportivos fundado en 1994 en Ängelholm y dirigido por Christian von Koenigsegg, quien, para más señas,  comenzó a crear su propio coche a los 23 años de edad.

El impactante Koenigsegg One:1

El impactante Koenigsegg One:1

En la compañía apenas trabaja medio centenar de personas, y cuenta con el apoyo de de varias empresas suecas en su producción. Pero lo cierto es que destaca en el plano de la innovación en esta selecta parte de la industria. Una muestra de ello es el aprovechamiento que hace de las nuevas tecnologías de impresión 3D para producir carrocerías más ligeras y avanzadas.

La impresión 3D permite crear componentes complejos y prototipos con un coste relativamente bajo, de forma que la compañía puede testar piezas de la carrocería, hasta las más pequeñas, antes de su producción definitiva.

El propio Christian cuenta en este video cómo se sirve de esta tecnología, por ejemplo, para probar espejos retrovisores u otras piezas complejas antes de su producción. Tras modelarlas en el ordenador, las impresoras 3D permiten recrear con precisión las formas de los modelos a escala real. Y una vez comprobado su comportamiento, se fabrican en los materiales definitivos.

Koenigsegg también usa tecnología de escaneado láser en 3D para dar forma a los asientos del coche, transfiriendo de manera digital el prototipo tras experimentar el comportamiento y prestaciones de diferentes formas y espesores de espuma.

¿Más ejemplos? Algunos componentes, como la parte exterior del escape del nuevo modelo One:1 -una de las más grandes de este tipo- se han realizado en titanio. Y es que para producciones pequeñas con un peso no muy elevado resulta más rentable recurrir a las ventajas de la impresión 3D que dotarse de las piezas de fundición necesarias. Además, la compañía asegura que pronto podría producir componentes de fibra de carbono a partir de esta tecnología 3D.

Lo mejor, que lo veamos.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *