Archivo de la etiqueta: taller de coches

¿Granizadas a la vista? Protege la pintura de tu coche

¿Granizadas a la vista? Protege la pintura de tu coche

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Unir las palabras granizada y coche es sinónimo de pesadilla para la mayoría de conductores. De hecho, para la mayoría de los automovilistas es una de sus peores pesadillas: que su precioso automóvil esté recibiendo el impacto de cientos o miles de pequeñas y duras bolitas de hielo. Sigue leyendo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email
¿Puedo lavar el coche en la calle?

¿Puedo lavar el coche en la calle?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Lavar el coche lleva tiempo, bien lo sabes. Requiere de cierta dedicación, e incluso instrumental ‘especializado’. Por eso, muchos automovilistas optan por los rápidos túneles de lavado que, sin embargo, pueden producir micro abrasiones o rayones sobre la pintura del coche. Sigue leyendo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email
¿Corrosión en la carrocería? ¿Defectos en la pintura? Tiene solución… ¡hasta para un coche de juguete!

¿Corrosión en la carrocería? ¿Defectos en la pintura? Tiene solución… ¡hasta para un coche de juguete!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Y que nadie se ofenda por lo de ‘juguete’: sabemos que para muchos aficionados al motor y coleccionistas los pequeños ‘Hot Wheels’ son auténticos objetos de culto. Aunque no todos los cuidan igual de bien y, ya se sabe, si no cuidamos la carrocería del coche, aunque sea la de un Hot Wheel, con el tiempo la pintura sufre estragos. Sigue leyendo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email
Los malos trabajos de pintura no valen ni para los ladrones

Los malos trabajos de pintura no valen ni para los ladrones

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Desde Iowa (EE.UU) llega esta simpática historia de un robo que acaba muy bien para el propietario del coche y muy mal para el ladrón… ¡Y todo gracias a un mal trabajo de pintura!

Todo empezó cuando Steve Salasek notó que su réplica de un Ford GT40 de 1966 no estaba en el garaje acostumbrado en Marshalltown. Realizó la denuncia sin grandes esperanzas, pero algo jugó a su favor: el coche estaba pintado de un poco discreto color amarillo. Y además era un modelo no muy habitual, de esos que llaman la atención (sobre todo si están pintados de un color llamativo, como era el caso). Sigue leyendo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email