Todas las entradas de admin

Diego Serrano, el pintor español que más coches ha pintado… al óleo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Fernando Alonso, Carlos Sáinz o Pedro de la Rosa son apenas una representación de los pilotos de coches que cuentan con alguna de las pinturas al oleo de Diego Serrano, el pintor español que más vehículos ha pintado, que más carrocerías ha coloreado en su taller. Pero no con el aerógrafo, sino con los pinceles. Tanto de coches como de motos. Porque sus creaciones también tienen sus seguidores entre pilotos como Ángel Nieto, Álex Crivillé o Valentino Rossi. Impresiona su galería de obras en Internet.

diegoserrano2Diego Serrano, jienense y funcionario de profesión, cogió los pinceles en 1975, pero no sería hasta principios de los 90 cuando descubrió su gran pasión pictórica: el automóvil. Y pasó de fijar paisajes, bodegones o retratos sobre el lienzo a pintar automóviles y motos. “No me sentía totalmente realizado cuando hacía un paisaje o un retrato y cuando comencé con esto, la verdad es que la satisfacción fue muy grande”, explica en el Ideal.

Si algo caracteriza la pintura de vehículos que practica Serrano es su talento para conjugar un vivo realismo con técnicas impresionistas en unos cuadros que transmiten la velocidad y el movimiento propios de automóviles y motocicletas. La luz, el color, unas pinceladas fuertes y el contraste de tonos han aquilatado un estilo pictórico propio, que junto a la temática elegida, siempre vehículos, ha despertado el interés y la admiración no sólo en el sector del automóvil, donde ha trabajado para diversas ferias y empresas, sino en el mundo del Arte. No en vano sus obras se han expuesto en las grandes capitales españolas, en Madrid o Barcelona, pero también en ciudades como Londres.

La pericia, el saber hacer de Diego Serrano, no se ciñe exclusivamente a la pintura al óleo. También ha realizado importantes trabajos en dibujos a plumilla, destacando especialmente los nada menos que 1.050 que hizo para una historia del automóvil prologada por el ex piloto Emilio de Villota.

En CertifiedFirst tenemos el mejor equipo de profesionales para el cuidado y reparación de la carrocería de tu coche.  CertifiedFirst, tu talleres especialista en chapa y pintura. ¡Encuentra el tuyo!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

La excelencia es más un viaje que un destino. Por Lluís Méndez.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

LluisMendez_1La calidad también es un estado de ánimo, como se dice también de la economía. ¿No lo habías pensado nunca? Pues verás por qué… la noticia estos días es que CertifiedFirst se ha convertido en la primera red de talleres de chapa y pintura certificada por Centro Zaragoza. Y eso nos congratula mucho. Pero donde unos sólo ven procesos y eficiencia en la gestión de todas las áreas funcionales de la empresa de reparación, los responsables de la Red vemos personas. La disposición de los propietarios, gerentes y operarios de los talleres CertifiedFirst a orientarse al futuro, a los clientes, es la mejor garantía para asegurar la competitividad de nuestros negocios.

Eso nos colma de alegría. La sonrisa de un cliente satisfecho no tiene precio. Sólo desde ese estado de ánimo, desde esa mentalidad, desde esa actitud, de las personas que forman parte de la gran familia de CertifiedFirst, es posible recorrer el camino que conduce a obtener una certificación tan exigente como la de Centro Zaragoza. La calidad de los procesos es también la calidad de las personas que los dan vida. Es el camino de la excelencia, del sendero al final del cual se encuentra la sonrisa del cliente satisfecho.

La excelencia es más un viaje que un destino. Creedme, amigos, un viaje. Y de los buenos. El proceso de certificación de CertifiedFirst por Centro Zaragoza lo ha sido y lo está siendo. Lo saben bien todos los miembros de nuestra tripulación. ¡Qué gran trabajo habéis hecho!

Pero ¿qué significa realmente esta certificación? Básicamente que después del establecimiento de unos exigentes requerimientos de calidad, tanto en el ámbito de la gestión como en el técnico, después de constatar su cumplimiento por parte de los talleres de la Red, de las personas que la integran, mediante rigurosas auditorias, todos los reparadores miembros de CertifiedFirst se han hecho merecedores de la distinción. En palabra de Jesús Carcas, subdirector de Centro Zaragoza: “La Certificación es una herramienta idónea para optimizar la gestión de los talleres que integran la red que la obtiene. Si por un lado les hace más eficientes, orientándoles a la mejora constante de sus procesos y servicios, por otro, se convierte en todo un activo de imagen, que garantiza ante el cliente que su vehículo está en las mejores manos. El logro de la Certificación es tanto un elemento de fidelización de cara a sus actuales clientes como una oportunidad de conseguir otros nuevos, puesto que facilita a los talleres CertifiedFirst el acceso a nuevos mercados”.

¿Y es para siempre? Ay… recordad que la excelencia es un viaje. Y lo que decía la canción aquella tan famosa de “Cómplices” que luego fue cabecera de una famosa serie de televisión con el mismo nombre: “Nada es para siempre”. O sí. Porque, como decía más arriba, la calidad es también un estado de ánimo. Una actitud, resuelta y decidida, hacia la mejora continua. Tanto, que los talleres CertifiedFirst recibirán anualmente una auditoría de seguimiento. Una rigurosa auditoría de seguimiento. Con el claro objetivo de mantener el posicionamiento de cada taller CertifiedFirst: el de conseguir negocios rentables con unas prestaciones superiores a la situación media del mercado de la posventa. En definitiva: capaces de producir más sonrisas de clientes satisfechos que ningunos otros.

Decidir ir a un taller u otro… también es un estado de ánimo. Más ahora, en estos tiempos, tan “socialmediáticos”, donde el boca a boca tradicional se ha trasladado a Internet y a las redes sociales. Nada más contagioso que la sonrisa en Twitter o Facebook de un cliente. Como antes, y también ahora, ocurría y ocurre, en conversaciones de cafetería, con los compañeros de trabajo o con la familia. ¿Qué predispone al cliente de un taller de chapa y pintura, qué le “anima” a elegirnos para reparar su vehículo? En CertifiedFirst estamos convencidos de que además de la excelente solvencia técnica de nuestras reparaciones también ayudan otros aspectos…

Nuestros talleres son multimarca, gustan de las buenas prácticas, de la limpieza y el orden y si algo les sube la adrenalina es eso que se experimenta por dentro cuando a uno le gusta mejorar -y que luego sale también en las encuestas de satisfacción al cliente- y siente que lo logra día a día.

Nuestros talleres cuentan con servicios como coche de cortesía, recogida y entrega del vehículo a domicilio y lavado exterior.

Nuestros talleres se orientan a que la experiencia de reparación del cliente sea completamente satisfactoria. Por eso en ninguno falta la sala de espera, los aseos o un parking para estacionar sus vehículos.

La calidad es un estado de ánimo. De veras. Y por fortuna, contagioso. Como las sonrisas. Las que junto con su coche de punta en blanco, en el menor plazo de tiempo posible, con todas las garantías de calidad y una atención exquisita durante todo el proceso, entregan las personas de CertifiedFirst a los clientes. Y las que éstas reciben de aquellos cuando dejan el taller a bordo de sus flamantes coches recién reparados.

Lluís Méndez, Responsable de la Red de especialistas CertifiedFirst.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

A veces, reparar automóviles es una profesión arriesgada

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email
Un accidente inesperado que acaba en el taller de chapa y pintura.

La suerte ha querido que el coche que estaba siendo reparado tenga que pasar por chapa y pintura.

Mala pata la de este mecánico. Pero, afortunadamente, todo quedó en un susto y no hubo que lamentar mayores consecuencias. Es la historia de un mecánico que hace unos días, cuando ponía a punto un coche adaptado para conductores con movilidad reducida, se precipitó al suelo desde tres metros de altura en Galdakao (País Vasco) para acabar aterrizando, del revés, sobre otro automóvil.

El vehículo salió disparado desde la ventana del piso superior del concesionario en el que estaba siendo reparado. Después de superar un desnivel de más de 3 metros, aterrizó sobre otro automóvil que se encontraba en el aparcamiento. El resultado, dos vehículos que necesitarán de las manos de un buen equipo de profesionales de la carrocería y un mecánico contusionado, pero consciente, que tuvo que ser trasladado al hospital para el preceptivo chequeo. Por fortuna, eso sí, su estado no revestía gravedad.

Al parecer, al tratarse de un vehículo adaptado, las palancas del automóvil funcionan de forma diferente a las de un vehículo común. Este parece el motivo que ha provocado el desaguisado que, pese a no revestir mayores consecuencias, ha captado la atención de los medios locales.
Superado el susto, esperamos que el improvisado protagonista de la historia, se recupere pronto.

La de mecánico, definitivamente, no es una profesión ajena a las sorpresas. De ahí la importancia de controlar al máximo los riesgos en el taller.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Sabías que las míticas “balas plateadas” ganaron su primer Gran Premio de Automovilismo gracias a un kilo de pintura de su carrocería?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Hasta 1934 las competiciones internacionales de automovilismo se desarrollaban en un contexto que podríamos definir de “Fórmula Libre”. En otras palabras: si conseguías los recursos suficientes para presentarte en una carrera con un vehículo competitivo, daba igual cuál fuera su cilindrada o su peso. Pero aquel año, todo cambió. Tanto… que un kilo de pintura blanca fue decisivo para que la escudería de Mercedes lograra el triunfo en el primer Gran Premio de la temporada.

balaplateadamercedesEn los albores del siglo XX los bólidos que salían de los talleres, casi artesanos, de los grandes fabricantes alcanzaban velocidades de hasta 300 kilómetros por hora en unas pistas y con unos equipamientos de seguridad claramente insuficientes para esas magnitudes. De hecho, la siniestralidad entre pilotos y expectadores ofrecía cifras escalofriantes.

Con ánimo de poner un poco de racionalidad en el desarrollo de la nueva disciplina deportiva, las autoridades del deporte del motor internacional establecieron algunas restricciones al diseño de los coches, fundamentalmente en lo relativo al peso. Así, en 1934 se fijó un peso máximo para los vehículos en la alta competición de 750 kilogramos, aunque podían ser de cualquier cilindrada y no había limitación alguna en cuanto al tipo de combustible.

Llegamos así al verano de 1934. Con las espadas en todo lo alto. Y varios pilotos y escuderías en condiciones de optar al Gran Premio del Club del Automóvil de Alemania a disputar en el circuito de Nürburgring, entre ellos el germano Manfred von Brauchitsch.

Ocurrió que en la víspera de la carrera, el nuevo y flamante Mercedes W25 sumaba en romana 751 kilos, uno más que el peso máximo permitido. Se trataba de un duro golpe para el “jefe” del equipo Mercedes, Alfred Neubauer, que apenas unos días antes había tenido que enfrentar la baja de su piloto estrella, el italiano Caracciola. ¿Qué hacer? ¿Abandonar? El astuto Neubauer no era de los que tiraban la toalla fácilmente. Y así queda recogido en su biobrafía. “¿Qué hacer? La carrera es mañana. No puedo ordenar que desmonten todas las partes vitales del monoplaza… Todo está pensado y calculado hasta el gramo”, se pregunta confuso. Mientras, von Brauchitsch, tampoco ayuda: “Bonita perspectiva. A ver si se le ocurre a usted una de sus afortunadas ideas. De otro modo… nos vamos a lucir”. “¿Lucirse?”, se interroga Neubauer, y da con la solución: “¡Naturalmente, nuestra pintura brillante, esa es la solución!”

De manera que durante toda la noche, los mecánicos y carroceros del equipo raspan la superficie lacada en blanco, en un blanco muy billante, del vehículo, hasta dejarlo bien pulido, y con un característico color plata. Temprano, el coche vuelve a la báscula, sin pintura, pero con 750 kilos justos. Von Brauchitsch puede tomar la salida. ¡Y gana la carrera! Nace la leyenda de las “flechas de plata de Mercedes!

 En CertifiedFirst tenemos el mejor equipo de profesionales para el cuidado y reparación de la carrocería de tu coche.  CertifiedFirst, tu talleres especialista en chapa y pintura. ¡Encuentra el tuyo!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Cuál es el coche que más te ha marcado?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Todos hemos tenido un coche especial. Un compañero que quizás aún nos acompaña, o del que nos vimos obligados a desprendernos hace tiempo con gran dolor. Seguro que si echas la vista atrás piensas en un coche especial, en un utilitario de la familia que pasó de generación a generación, o en tu primer coche, un modelo que hoy entraría por derecho propio en el Olimpo de los clásicos.

gtiProjectHay conductores que no se desprenden de este tipo de vehículos especiales. Que los cuidan y mantienen a día de hoy; que los conservan como joyas. Y hay otros, como el protagonista de esta historia que tienen más suerte.

Alberto Sainz poseía desde hace más de 10 años un Peugeot 205 GTI que gracias a la iniciativa “GTi Project: The Remake” ha sido completamente restaurado por la marca. Y totalmente gratis.

En su restauración, se han invertido más de 200 horas, incluyendo la carrocería, los interiores y el motor. Un trabajo valorado en más de 10.000 euros y que ha devuelto a la vida a su inseparable compañero. ¿Su mérito? Contar una historia, la suya, la de conductor y automóvil, que conmovió a los responsables de marketing de la marca.

La restauración fue integral y el vehículo se desmontó por completo: se lijó y pintó. Las llantas volvieron a su estado original y en el interior se renovaron botoneras, tapicería y moquetas.

En el motor, se reemplazaron los casquillos de las bielas y se puso a punto la culata, con un planificado y un rectificado de los asientos de válvulas y se sustituyeron frenos, cableados del motor, embrague, amortiguadores, rótulas y neumáticos. Una operación estética -y mecánica- a fondo.

¿Y a ti? ¿Cuál ha sido el coche que más te ha marcado? ¿Imaginas que hoy siguiera acompañándote? O quizás seas uno de los afortunados conductores que aún disfruta de su inseparable compañero porque lo has cuidado bien. Cuéntanos tu historia en el blog.

Nadie mejor que los profesionales de la red CertifiedFirst sabemos devolver a la vida a los automóviles, hacer que recuperen su estado original. Y son muchos los coches que hemos restaurado en nuestros talleres. ¿Cuál es el que recordáis con más cariño? ¿Compartimos nuestras experiencias con los automovilistas? Esperamos vuestros comentarios aquí mismo,  en el Blog de CertifiedFirst.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email