¿Te acuerdas del SEAT 124? Así fue un coche que marcó época

¿Te acuerdas del SEAT 124? Así fue un coche que marcó época

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Corría el año 1968. Año que ha pasado a la historia sobre todo por las protestas y el espíritu que tuvo lugar en mayo del 68. Europa bullía en lo económico, lo social, lo político… Pero también eran tiempos apasionantes para la industria del motor.

Aquel 1968 se presentó en el Salón de Barcelona el SEAT 124, cuando aún no se había iniciado su fabricación precisamente en la Zona Franca.

La presentación “en sociedad” del SEAT 124 fue con vestido de pintura blanca y un cartelito apoyado en la carrocería que anunciaba su próxima entrada en producción.

Su presentación no dejó indiferente a nadie gracias a un curioso mecanismo que permitía dividir el coche en partes. Estaba a punto de empezar a escribirse la historia de uno de los modelos de coches más icónicos de nuestro país.

Con permiso del SEAT 600, que había introducido a los españoles en la idea del coche propio, el SEAT 124 venía a dar solución a la nueva clase media del país.

¿Te acuerdas del SEAT 124? Así fue un coche que marcó época

Bajo licencia FIAT

El SEAT 124 era hermano gemelo del Fiat 124. Su fabricación fue bajo licencia, cosa que ocurrió en modo parecido en otros países europeos. Con este modelo se quería seducir a las nuevas clases medias con argumentos como la fiabilidad y el confort, pero sin olvidar la economía.

Su diseño seguía la estela marcada por el Alfa Romeo Giulia del 62 basado en formas geométricas trapezoidales. El resultado arrojaba una carrocería de 4 puertas, de líneas sencillas y con un frontal marcado por dos faros redondos.

Con el tiempo, el 124 acogió algunas mejoras estéticas, sobre todo gracias a la incorporación de nuevas carrocerías a la comercialización, como la familiar (5 puertas) o la coupé.

La mecánica era también sencilla, con un motor de 1.200 cm3… pero eso era un punto a su favor, pues muchos automovilistas se animaban a “trucar” el coche con modificaciones como un motor de mayor capacidad, mayores válvulas etc.

Desde las “Lecheras” a Carina

Lo cierto es que el SEAT 124 fue un vehículo muy vendido y era habitual verlo por las calles y carreteras. Tanto es así, que lo vemos, en sus diferentes versiones, incluso en películas de la época… o actuales que recrean aquellos tiempos.

No es de extrañar… La misma Policía contaba con el 124 como coche oficial, algunas unidades con pintura de color blanco que se denominaban popularmente “lecheras” porque cuando aparecían se daba por hecho que se iban a “repartir leches…” Este ‘apodo’ también se aplicó a las unidades del 131 posteriormente…

En el lado quinqui también el 124 tenía sus admiradores… Y es que este modelo ha protagonizado míticas escenas de persecución en películas como “Perros Callejeros”, “El Pico” o “Yo, el Vaquilla”.

¿Te acuerdas del SEAT 124? Así fue un coche que marcó época

Pero también lo hemos visto más recientemente, en la saga Torrente, en el Ministerio del Tiempo, en Cuéntame cómo pasó… En realidad, traspasó nuestras fronteras… ¡Hasta Jackie Chan lo ha conducido en Operación Cóndor!

Los famosos de la época también fueron seducidos por el SEAT 124. Así, el famoso boxeador Urtain o la mítica cantante Carina fueron felices propietarios del SEAT 124.

Hoy día sigue siendo un cincuentón muy atractivo para los amantes de los coches clásicos y en especial en el universo Rally. Como hemos comentado antes, era un coche fácil de preparar y trucar y se ha hecho y se sigue haciendo. Su mayor logro ocurrió en el Rally de Monte Carlo de 1977 donde tres unidades del SEAT 124 acabaron la carrera en tercera, cuarta y séptima posición respectivamente, superando a Porsches, Alpines o Lancias.

¿Te acuerdas del SEAT 124? Así fue un coche que marcó época

El óxido de la carrocería, su mayor punto débil

Ya sabemos que las carrocerías de ayer eran duras, pero en ocasiones propensas al óxido. Es algo muy conocido en los ambientes de aficionados a los coches clásicos: el 124 suele sufrir problemas de óxido en la carrocería si no se ha cuidado (y se sigue cuidando ese aspecto).  Sobre todo, en zonas como los pasos de rueda, el maletero, las esquinas de las puertas, el parabrisas, la luneta trasera, los parachoques etc. Esos puntos tienden a ser foco de óxido y corrosión.

Los plásticos interiores tampoco han envejecido bien y el paso del tiempo y la exposición al sol han hecho de los suyos en la mayoría de unidades.

Y es que no nos cansamos de repetir que hay que cuidar la carrocería del coche para que dure en buen estado el mayor tiempo posible. Tanto en coches clásicos como en coches modernos para que cumplan años felices hay que darles unos cuidados mínimos y, especialmente, reparar los problemas de chapa y pintura que vayan surgiendo cuanto antes, para evitar males mayores. ¿Es tu caso? Encuentra aquí tu taller de chapa y pintura CertifiedFirst más cercano.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>