Los rechazos a vehículos en la ITV por defectos graves en la carrocería han aumentado un 30% durante los últimos cinco años

Los rechazos a vehículos en la ITV por defectos graves en la carrocería han aumentado un 30% durante los últimos cinco años

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Cuidamos lo suficiente los automovilistas españoles la chapa y pintura del coche? Parece ser que no. Y es que, aunque en el manual de las ITV también hay un capítulo para la carrocería, al pensar en la Inspección Técnica de Vehículos solemos centrar la atención en la mecánica o la electricidad del coche, en detrimento de la carrocería.

Pero la carrocería también cuenta. Basta señalar que tiene un papel importantísimo en la seguridad vial, de la mano de la estructura de deformación programada.

“La importancia de la carrocería va más allá de su faceta meramente estética, pues mantenerla en buen estado de conservación influye en aspectos tan importantes para el conductor como la seguridad, la aerodinámica o el consumo”, según el responsable de CertifiedFirst, Jordi Ortega.

Cada vez más coches tienen problemas para pasar la ITV por defectos en la carrocería

En total, en 2017 el parque de vehículos sometido a ITV obligatoria en España, incluidas motocicletas, turismos, vehículos industriales, agrícolas y autobuses, presentó 3,83 milloness de defectos en la carrocería, de los que 3,22 eran de carácter leve y 608.407 de ellos eran de carácter grave.

Estos rechazos son motivados porque los vehículos presentan alguna deficiencia grave de acuerdo con el capítulo 2 del Manual de Procedimiento de Inspección de las ITV destinado al ‘Acondicionamiento Exterior, Carrocería y Chasis’.

Con estos datos en la mano, los defectos graves, que provocan que no se supere la ITV a la primera visita o en las sucesivas visitas, crecieron en un 28,1% en los turismos, mientras que el crecimiento de los fallos leves en estos vehículos superó el 45%.

La cifra supone un incremento del 12,4 por ciento respecto a los datos de 2016 y un aumento mayor, del 14,6 por ciento, en el caso de los defectos graves.

Asimismo, en el caso de los turismos, las ITV detectaron en 2017 casi 1,90 millones de defectos leves y más de 282.000 fallos graves en la carrocería. Esto supone un aumento ligeramente más bajo de la media, teniendo en cuenta que el incremento en el conjunto de vehículos, en ambos casos supera el 10%.

Te puede interesar: Los golpes de chapa también pueden causar problemas en la ITV

El aumento de los defectos graves es aún mayor desde 2013, ya que hasta 2017 ha aumentado casi el 30% (28,1%) en el caso de los graves y hasta un 45,2% en el caso de los leves.

Por tipo de vehículo, en turismos y todoterrenos el número total de defectos, tanto de graves como de leves, ha crecido un 42,7%, ya que ha pasado de 1,53 millones a 2,18 millones.

A la hora de pasar el ITV, el Manual de Procedimiento señala que el inspector técnico valora del estado de la carrocería aspectos como la presencia de óxidos, perforaciones o desperfectos; la existencia de aristas vivas o cortantes; anclajes de portacontenedores inexistentes o deteriorados; fijación del paragolpes defectuosa; o entradas de humos al espacio de los ocupantes.

Relacionado: ¿Qué van a revisar de la carrocería de mi coche en la ITV?

“Resulta realmente complicado establecer criterios objetivos de medición para aspectos como la corrosión. Por eso, la mejor opción es prevenir y solucionar en un taller de confianza los pequeños problemas de chapa y pintura que surjan en nuestro coche y no dejar que se acumulen, pues provocarán incidencias aún más graves”, concluye Jordi Ortega.

Relacionado: Pon tu coche guapo antes de ir a la ITV

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>