¿Te acuerdas del coche de Starsky y Hutch? Su diseñador (también) hacía cosas como éstas…

¿Te acuerdas del coche de Starsky y Hutch? Su diseñador (también) hacía cosas como éstas…

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Si decimos el nombre de Jay Ohrberg probablemente no te suene de nada. ¡Ni falta que le hace! Conocidísimo en el mundillo de Hollywood, los mundanos lo conocemos por sus creaciones.

Y es que este diseñador y coleccionista de coches está detrás de muchos de los protagonistas de cuatro ruedas en la televisión de la década de los 70 sobre todo… ¿Te imaginas Starsky y Hutch sin su Gran Torino? ¿Los Picapiedra – la película- sin su TroncoMóvil? ¿La saga de Regreso al Futuro sin su DeLorean? ¿El coche fantástico sin nuestro querido KITT?

Jay Ohrberg estuvo detrás de todos esos proyectos. Y muchos más. Algunos tan estridentes y extraños como el que estás a punto de conocer.

¿Te acuerdas del coche de Starsky y Hutch? Su diseñador (también) hacía cosas como éstas…

Una increíble limusina con helipuerto, piscina y jacuzzi incluidos. La limusina más larga del mundo.

Queda claro que a Ohrberg no le iban las medias tintas. Lo suyo era hacer las cosas a lo grande y seguramente sea ésa la clave de su éxito. Conseguir el recuerdo de las personas a veces pasa por plasmar excentricidades y eso no se le daba mal a este empresario. Su esfuerzo se vio recompensado con una aparición en el Libro Guiness de los récords.

¿Te acuerdas del coche de Starsky y Hutch? Su diseñador (también) hacía cosas como éstas…

Sí, estamos ante la limusina más larga del mundo: la American Dream (Sueño Americano).

Una limusina con diseño basado en el Cadillac Eldorado de los 70 y en la que Ohrberg invirtió casi una década de su vida hasta que, allá por 1992, la presentó al mundo.

Con sus más de 30 metros, sus 26 ruedas, sus dos motores y dos puestos de conducción, uno en la parte delantera y otro en la trasera (no, la marcha atrás no era definitivamente una opción para este coche).

Pero, dejando a un lado sus dimensiones, la limusina estaba pensada para estar a la altura de la vida de cualquier estrella de Hollywood y colmar todas sus necesidades. ¿Para qué viajar si no puedes disponer en todo momento de piscina, jacuzzi, mini campo de golf, habitaciones de invitados o helipuerto?

Sí, la American Dream contaba con todas esas cosas.

A pesar de ello (o tal vez por ello) al final quedó relegada en un (gran) aparcamiento donde el paso del tiempo fue haciendo mella en su carrocería y oxidando la pintura.

Es lo malo de dejar el coche aparcado en la calle indefinidamente… Por cierto, si a ti también te ha pasado y quieres recuperar la belleza de la pintura de tu coche habla con tu taller experto en chapa y pintura CertifiedFirst más cercano.

Y es que muy a menudo, menos es más. Aunque una cosa ni puede negarse: esta excepcional limusina seguro que permanece en la historia por mucho tiempo…

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>