Un túnel de lavado en miniatura para probar la resistencia de la pintura

Un túnel de lavado en miniatura para probar la resistencia de la pintura

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

En cada trabajo de pintura buscamos la excelencia. Ya sea cuando se trata de repintar sólo una parte de un coche que ha sufrido un percance (una puerta, por ejemplo), ya sea cuando repintamos un coche completo. Buscamos la perfección. La igualación del tono. Que el resultado sea un coche que parece que acaba de salir de fábrica. Por eso, nos tomamos muy en serio los materiales que utilizamos. Tanto en gestión, como en herramientas, como, por supuesto, la pintura.

Un automovilista quiere una duración óptima de la pintura. En otras palabras: quiere que el color que ha elegido para su coche permanezca así, con ese tono y ese brillo, el máximo tiempo posible. Esto exige de cierto compromiso por su parte en el sentido de que debe cuidar la pintura de agresiones externas y mediante una limpieza regular. Pero también exige que la pintura ofrezca una resistencia a todas esas agresiones que va a sufrir.

Y la pintura se entrena y se pone a prueba de muchas maneras.

Por ejemplo, hace algún tiempo te contábamos cómo son necesarios unos 7 años de trabajo para que un color llegue a un concesionario o showroom.

Allí veíamos cómo, para asegurar la calidad de sus pinturas por diez años, el especialista en pintura automotriz PPG somete a duras pruebas a la pintura automotriz (sol, calor, humedad, erosión…) ¡durante unos 5 años!

Por otro lado, el fabricante Nissan cuenta con sistema basado en un túnel de lavado en miniatura. Es pequeño, sí, pero este túnel de lavado no es en absoluto de juguete: el fabricante lo utiliza en su Centro Técnico de Michigan, en Estados Unidos, para someter a pruebas a la pintura de los modelos que se venderán.

La idea es, una vez más, testar cómo reacciona la pintura ante el desgaste al que se enfrentará un modelo real en manos de un automovilista real en un túnel de lavado real.

Y, como hemos contado alguna vez, el túnel de lavado, el de rodillos, es un sistema muy rápido y cómodo, pero no es el más seguro para la salud de la pintura del coche.

¿Cómo funciona este túnel en miniatura?

La pintura que pasa por él, tras haber sido rociada con agua, es sometida a la acción de un cepillo de cerdas que funcionan a 180 revoluciones por minuto. A veces también se añade arena a la ecuación para simular el estado de suciedad que puede tener cualquier coche que haya rodado por la calle (polvo, barro, tierra…).

¿Interesado en mantener la pintura del coche en plena forma? Síguenos en Facebook para enterarte de consejos sobre cuidar la pintura del coche, curiosidades etc. Y si lo que buscas es presupuesto para pintar el coche haz clic aquí y obtén tu presupuesto ya mismo gracias a nuestra calculadora online.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>