¿Sueles olvidar donde aparcaste? Este conductor alemán lo olvidó ¡por más de 20 años!

¿Sueles olvidar donde aparcaste? Este conductor alemán lo olvidó ¡por más de 20 años!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

20 años son muchos años. Quizás un amor puede perdurar tanto tiempo. Un anhelo, un deseo. O un rencor. Pero, una vez han trascurrido más de dos décadas, si hay un coche perdido o robado las escasas por recuperarlo seguramente sean… nulas.

Y, sin embargo, de vez en cuando nos tropezamos con historias mágicas e inesperadas, como ésta en la que un automovilista alemán ha recuperado un vehículo al que hace 20 años le perdió la pista.

Sucedió en Frankfurt, en 1997. El automovilista, que entonces tenía 56 años, aparca su coche y, cuando quiere recuperarlo para volver a sentarse al volante, no lo encuentra. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Sobre todo, en los estacionamientos grandes, es habitual no recordar el lugar exacto en el que se ha dejado el coche. Algo así ocurrió a este conductor. El problema es que, tras dar vueltas por la zona, seguía sin encontrar el automóvil…

‘Me lo han robado’, pensó sencillamente el protagonista de la historia. Al ser incapaz de localizar su vehículo, abandonó el lugar y denunció la desaparición del coche.

Y así transcurrieron, los días, los meses y luego los años.

Hasta que, hace no mucho, el automovilista (que seguramente ya no pensaba en aquel coche perdido en 1197) recibió el aviso de que su coche había sido hallado.

En realidad, estaba a muy poca distancia de la calle por la que él lo había buscado, tantos años atrás. Y es que el automovilista, se equivocó de sitio al buscar su coche. No estaba aparcado en la calle, sino en el garaje de un edificio industrial.

De hecho, el coche ha sido finalmente hallado gracias a que el edificio industrial estaba próximo a ser demolido. En su interior guardó el secreto de este coche perdido, olvidado, por más de 20 años. El reencuentro de entre el automovilista, que tiene ahora 76 años y su antiguo coche fue breve: el vehículo fue directo al desguace debido a su evidente deterioro.

No, no ha habido final feliz en este caso. Pero sí el cierre de

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>