¿Merece la pena usar el parasol en verano? 3 razones para hacerlo

¿Merece la pena usar el parasol en verano? 3 razones para hacerlo

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Para algunos es sólo una pérdida de tiempo. Para otros, algo imprescindible en verano. ¿Quién tiene razón?

El parasol es ese accesorio cuya única finalidad es impedir que los rayos solares penetren en el interior del habitáculo.

Dicho así, no parece algo muy importante y, de hecho, son muchos los automovilistas que, incluso llevando parasol, olvidan colocarlo.

Sin embargo, cuando el calor aprieta el parasol ha demostrado ser muy beneficioso y una gran ayuda para esos días playeros y esas excursiones de verano.

Confort y salud

El primer beneficio del parasol es el confort. Al impedir que pasen los rayos solares, evita también el sobrecalentamiento del interior del habitáculo, de manera que cuando regresamos al coche nos encontramos con una temperatura más llevadera.

La creencia popular de que el interior del coche puede ser como una especie de horno está bien fundada.

Por ejemplo, el RACC realizó un trabajo al respecto. En su informe, constató que el salpicadero de un coche podía superar los 75ºC en apenas una hora de tiempo si no se colocaba un parasol. Esta temperatura se reducía de forma importante al utilizar el parasol.

Ten en cuenta que si dejas el coche aparcado muchas horas bajo el sol, tu piel puede sufrir quemaduras al entrar en contacto con el volante o salpicadero. ¡Cuidado!

Mantenimiento

Cuando hablamos de las agresiones a las que está expuesta la pintura del coche y la carrocería, el sol suele ser uno de los enemigos más citados.

Lo cierto es que no sólo ‘ataca’ a la pintura, sino que los plásticos y gomas de la carrocería del coche también sufren y se degradan por la exposición prolongada a los rayos solares. Especialmente pueden sufrir desgaste prematuro el salpicadero. Y lo mismo ocurre con la tapicería de los asientos.

Empleando un parasol cada vez que el coche está aparcado bajo el sol evitamos buena parte de estos problemas y salvaguardamos la belleza interior del coche.

Ahorrar combustible

¿Pero cómo puede el parasol ayudar a gastar menos combustible? Pues puede, y la explicación es bastante sencilla: al calentarse menos el habitáculo, el sistema de climatización tendrá que hacer un esfuerzo menor (ahorrando combustible) para refrescar el interior del habitáculo.

Sin duda, son tres buenas razones para que no olvides colocar el parasol la próxima vez que estaciones bajo el sol. Aunque, como siempre te recomendamos, lo mejor es que el coche quede aparcado a cubierto, ya que el parasol no protegerá la pintura del vehículo de la acción de los rayos solares.

¿Qué los continuos baños de sol han dañado la pintura de tu coche? Quizás ha llegado el momento de repintarlo: la calculadora de presupuestos de pintar el coche de CertifiedFirst te lo pone bien fácil, descúbrela aquí.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>