¿Por qué los taxis de Barcelona son de color amarillo y negro?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

¿Por qué los taxis de Barcelona son de color amarillo y negro?

Barcelona es una de esas ciudades fácilmente reconocibles por sus taxis. En este caso, con sus carrocerías bitono tan llamativas y características en amarillo y negro.

Aunque el primer Reglamento que afectaba a los llamados “coche de plaza” data de 1864, fue en 1924 cuando el Ayuntamiento de Barcelona aprobó un Código de Circulación en el que establecía una norma respecto al color de la pintura de los taxis, entre otras cosas.

La norma, que obligaba a los taxistas también a hacer uso del taxímetro (inventado en 1891), indicaba que los taxis de Barcelona debían llevar pintada sobre la carrocería una línea de color justo debajo de la cabina de pasajeros.

Esa línea podía ser de cuatro colores diferentes, dependiendo de la tarifa del taxi:

  • Línea blanca cuando la tarifa era de 40 céntimos por kilómetro
  • Línea roja si la tarifa era de 50 céntimos por kilómetro
  • Línea amarilla para tarifa era de 60 céntimos por kilómetro
  • Línea azul cuando la tarifa era de 80 céntimos por kilómetro

Así, con un simple golpe de vista, era posible identificar la tarifa del taxi en cuestión gracias a esa franja de color en la carrocería.

Aquellos primeros taxis a motor, herederos de los antiguos coches de caballos, eran de marcas francesas como Renault, Peugeot o Citröen, o fabricados en Cataluña por marcas como Elizalde o Ideals.

Guerra de precios durante la Exposición Universal

En el año 29, Barcelona era un hervidero gracias a la Exposición Universal que se celebraba en la Ciudad Condal. Por supuesto, esta situación excepcional se vio reflejada en el transporte: metro, autobuses urbanos y más de 4.000 taxis competían por los clientes.

Se desató una fuerte competencia entre compañías de taxis y taxistas independientes (autónomos) que se tradujo en una guerra de precios que el Ayuntamiento de Barcelona zanjó drásticamente mediante la imposición de una tarifa única. ¿Te imaginas qué tarifa fue la elegida? Exacto, la de 60 céntimos por kilómetro, o lo que es lo mismo, la de la franja amarilla.

Y es por eso por lo que desde entonces los taxis de Barcelona son de color negro con una franja amarilla.

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>