¿Sabías que detrás de “El coche fantástico” de David Hasselhoff se escondía la carrocería de un Pontiac?

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Knight Rider

El 26 de septiembre de 1982 iniciaba su andadura uno de los mayores éxitos televisivos habidos y por haber: Knight Rider. Aunque quizás te “suene” un pelín más con el título que se dio a la serie en España: El coche fantástico.

A la cabeza del elenco estaba el archiconocido David Hasselhoff, aunque, no nos engañemos, el auténtico protagonista era KITT, un increíble (y casi indestructible, gracias a su “blindaje molecular”) coche que tenía todo lo que podíamos soñar en un automóvil: un diseño deportivo, nos venía a buscar, se aparcaba sólo, hablaba… Pero, siendo sinceros, lo que de verdad “molaba” era ese impresionante cuadro de mandos lleno de lucecitas y botones que, al ser pulsados, producían los más extravagantes efectos… De tal forma que no había episodio en que KITT no saltase por los aires (gracias al “Turbo Propulsor”), se pusiera a dos ruedas (en su modo “Ski Mode”), circulase a 320km/h (con su programa “Super Persecución”), o lanzase del asiento del conductor a alguien (normalmente a algún intruso)…

Pero, ¿cómo era KITT en la realidad? Pues bajo el “maquillaje” del coche fantástico había un Pontiac Firebird Trans-AM de color negro al que le hicieron modificaciones fundamentalmente en la parte delantera y trasera. De diseño muy deportivo (casi futurista), el Pontiac Firebird (que significa algo así como “pájaro de fuego” y que pretendía simbolizar fuerza, poder, belleza y juventud) comenzó su fabricación en 1967 y continuó durante varias décadas, hasta 2002.

Lo cierto es que ha sido un modelo de lo más cotizado en cine y televisión y su actuación como el coche fantástico no ha sido la única. De hecho, ha aparecido en Rocky II, en American Pie 3, en Matrix Revolutions, en Los Simpson o en American Beauty, por citar algunas de las más conocidas. Aunque sin duda su mejor actuación ha sido la de coche justiciero que luchaba contra “los malos” al lado del guaperas de pantalones ceñidos y chaqueta de cuero.

Muchos de nosotros todavía sentimos un cosquilleo en el estómago al escuchar la no menos famosa sintonía de la serie. El compositor responsable de aquel pegadizo tema principal fue el norteamericano Stu Philips y lo cierto es que el toque electrónico fue todo un acierto que casaba perfectamente con la estética de KITT. ¡Inolvidable!

Por suerte, con la ayuda de CertifiedFirst, tú también puedes hacer que tu coche luzca fantástico. Deja de soñar y hazlo. Localiza tu taller Certi en nuestro buscador: ¡te esperamos!

CompartirFacebookTwitterGoogle+Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>